¿Por qué cuesta hablar de sexualidad en televisión?

Aunque se crea que no es necesario, es importante que en la televisión se hable de sexualidad debido al avance de la tecnología. En la actualidad hay mucha desinformación entre los jóvenes en cuanto a sexualidad respecta, sí  puede ser que consigan información, pero esta es errónea en su mayoría.  El aumento de los embarazo en adolescentes y los contagios de enfermedades de transmisión sexual han aumentado de forma sustancial en los últimos años. Los jóvenes comienzan  su contacto sexual cada vez más temprano y esto es debido a la carencia de una adecuada orientación sexual.

España había sido considerado un país muy abierto en cuanto a el manejo de la sexualidad, donde la televisión tiene programas referidos a educación sexual. Aunque el cine fue quien dio un paso adelante con la apertura a la cultura sexual, en la televisión se comenzó a hablar de sexo a partir de 1990. Todo iba bien hasta que este tema se erradicó por completo, y de repente era más fácil encontrar información sobre sexo en paginas de adultos como porns cat, que en la televisión. Esto no es malo para pasar ratos de ocio, pero hay algo que páginas como estas no te darán: Educación sobre el sexo.

Durante años el sexo ha sido satanizado, pero no debe continuar siendo así, pues es necesario que se vea como lo que es, una actividad normal entre los seres humanos. Es importante que se eduque sobre éste  y sus riesgos por el bien de nuestros jóvenes.

Chicho Ibáñez Serrador, fue el primero en atreverse a educar al pueblo español en sexualidad, él buscó  apoyo y lo encontró en TVE.  Su programa se llamaba: Hablemos de Sexo, el cual se convirtió en el primer programa cuya temática era meramente sexual. Dicho programa generó todo un revuelo, pues todo estaba envuelto en un completo ambiente de tabúes. Elena Ochoa, era la conductora de este espacio, y aún siendo ella quien conducía el espacio, lo manejaba con cierta incomodidad frente a la cámara, lo que hizo pensar a Ibáñez que había contratado a «el ser de mayor ignorancia en materia sexual», para que condujera su programa.

Este programa abrió la mente de los españoles y los familiarizo con palabras como masturbación, orgasmos, enfermedades de transmisión sexual, entre otros temas. Después de un buen tiempo en el aire, otras cadenas de televisión como Antena 3, decidieron ir a la batalla y nuevamente tenemos a Elena Ochoa, pero esta vez es una mujer más segura y confiada, que con su Luz Roja, llegaba para hablar de esos temas que se consideraban un delito.

Otra mujer sale a la luz: Lorena Berdún, una hermosa mujer segura desde el principio, quien llegó con Me lo dices o me lo cuentas y Dos rombos, para educar a la población sobre el sexo. Unos de los temas más difíciles de digerir por el pueblo español fue: El sexo prematrimonial.

Entonces el sexo dejaba de ser un tabú tal como lo soñó Ibañez, y el éxito de esto se basaba en hablar de los temas que a todos les interesaba, pero de los que nadie quería hablar. Se manejaban de una forma amena, directa y fresca. De ahí un montón de programas habían llegado a la pantalla chica, hasta que estos programas dejaron de producirse, pues el internet llego para suplantarlos. La pregunta que sigue en el aire es ¿Fue la mejor decisión?.